2007-08-23

En busca del Tao


La labranza termina, cada uno vuelve a casa
Y en esa hora ociosa recuerdo a mis amigos;
Pienso en ellos, la capa me echo sobre los hombros.
No nos cansamos nunca de hablar y reír juntos.

Tao Yuang Ming o también conocido como Tao Qian: Poeta Chino, nació entre 365 y 372 y murió en 427.





En busca del Camino

Sé que vivo en una época de gloria, y la vivo así, según llega
y es por eso que busco el camino de la sabiduría en el Tao.
Bajo los cinco sauces celebro la vida y el placer de vivirla
y me entrego sincero a disfrutar de la naturaleza y al amor
porque hundo mis raíces profundas en la tierra que cultivo.
Soy un monje fuera del monasterio, un pez fuera del agua y
que en el vino y en los amigos encuentra el sosiego y la paz.
Ya sabes que simplemente escribo poemas para entretenerme
yo soy feliz así; no reconozco ni admito amo ni señor alguno
bebo y hablo mucho, canto y toco cuando estoy contento
lloro cuando sufro, río cuando soy feliz; todo para seguir vivo.
No me amarga la pobreza, ni me arrastro por riqueza ni honor:
Cada vez que levanto mi copa soy la reencarnación de Tao Qian.



-

2007-08-20

Soledad no deseada


Siento el abrazo de la soledad
a pesar de estar rodeado de gentes
el ruido de sus gritos y voces
no me deja escuchar el silencio del alma.
Me miro en el espejo y no veo nada,
me siento aún más solo;
lleno mi copa de vino y brindo por ti.




-

2007-08-16

Atardecer en el Nilo



La brisa cálida que desde el desierto nos visita
silenciosa como un ladrón y que
pasa rozando sobre mi piel como una caricia...

Y el sol tímido se esconde entre las dunas;
en este mágico atardecer hay una explosión de cálidos colores:
bellos tonos rojos e hilos de luz de puro oro
que juntos trenzan un lienzo con jirones del cielo
más cálido que mis ojos jamás han visto;
toda una orgía de luz sobre las aguas azules del Nilo.

Miramos al horizonte hipnotizados
desde la cubierta del barco:

te cojo la mano y la acaricio entre las mías
me miras a los ojos y sonríes con la complicidad
de una amante secreta;
dejas caer suave tu cabeza sobre mi hombro...
y entonces
se escapa un suspiro desde lo más profundo de tu ser,
te sale justo de al lado de ese gran corazón de niña.




-

2007-08-13

Sueño


Hubo una vez que yo, Chuang-tzu, soñé que era una mariposa, revoloteando de aquí para allá, en realidad era una mariposa... repentinamente desperté. Ahora, no sé si entonces era un hombre soñando que era una mariposa, o si ahora soy una mariposa soñando que soy un hombre.

Chuang-tzu





Cuando despierto a tu lado y te veo
siempre junto a mi, siempre a mi lado
tengo miedo de que todo sea solo un sueño
tengo miedo de dormirme y soñar que te pierdo
o despertar y descubrir que tu no existes
que te he inventado,
que todo era un sueño.



-

Tengo el alma perdida y sin embargo...


Tengo el alma perdida y
sin embargo
escruto el I Chin
y antiguos libros sagrados
en busca de respuestas.
Tengo el alma perdida y
sin embargo
enteogénicos caminos recorro
con las plantas y licores
que tu ya conoces
frutos todos que da la tierra.
Tengo el alma perdida y
sin embargo
en las misas de requiem
encuentro la paz y razones para vivir.







-

Voy de paso



Soy un vagabundo
voy de paso
para poder comer
mendigo por los caminos
y en un hatillo
llevo todas mis pertenencias
Tengo sobre mi pecho
una rosa amarilla
y su aroma
impreso en mi memoria.



-

2007-08-06

2007-08-05

Sobre tu piel: un beso.

Dedicado a dos nubes que a veces se funden en un cielo: a Solidad y a Agnes, ambas me estimularon para escribir algo sobre una foto suya y escribí esto:


Déjame romper ese collar de pelas
que ahoga todo tu ser
y que se derramen sobre tu piel
como los besos de ese oscuro deseo
que ahora mismo siento por ti.
Déjame romper el silencio
con un beso húmedo,
un beso perverso,
y en un viaje eterno
recorrer poro a poro toda tu piel...

¡Y que se pare tiempo!
¡Joder!

Cerrad los preciosos ojos.
Guardad sagrado silencio
deja que te de paz
allende la frontera
entre lo blanco y lo negro.

¡Que nada se mueva!
Salvo tu precioso cuerpo
retorcido por el placer;
como un cable de acero: tenso,
a punto de romperse
por culpa de mis besos.




-

La huida




¡Corre, corre!
Corre en busca del futuro
Lo que no sabes es que
que aunque tu no quisieras
te va alcanzar igual




-