2008-06-06

Rojo como el fuego




Rojo como el fuego que el sol
nos arroja implacable,
ese sol que ciega mis ojos
en las llanuras del Wadi Rum.






No lo niego, si, ahora lo sé,
quizás tan solo fui un tonto
que me engañé a mi mismo
siguiendo el rastro perdido
de las huellas equivocadas
sobre las arenas del desierto;
señales que el viento borra
cada amanecer. Si... ahora
ya lo sé.






.

No hay comentarios: