2008-06-01

el desierto


Paso a paso caminamos
por los polvorientos
caminos que no cruzan
el desierto
que posee las arenas
más delicadas y cálidas
en las que hundí mis manos.
Bajo el cielo azul
y un sol de injusticia
nos vamos yendo
acompañados
por un coro de ladridos
que los más perros
de esta vida
nos han regalado.










.

No hay comentarios: