2008-08-30

Allí donde mueren los deseos


.


Así lo dejamos pasar:
Tu quedaste en tu cama vacía,
yo en mi cama un libro leyendo,
mas mi mente agitada se perdía,
viajaba lejos, allí entre tus sábanas
buscaba sosiego la imaginación
jugando con tus cálidos pechos
y besando todo tu cuerpo entero,
pensando en lo que quizás pudo ser
y que no ha sido, como palabras
perdidas se lo llevó el viento
y se perderá para siempre
entre nuestros recuerdos;
ya lo sé, hacemos el tonto sin remedio
olvidando lo más importante: el deseo
y que apenas nos queda tiempo que vivir.




.

No hay comentarios: