2008-11-30

De sirenas, monstruos y venenos.



El rocío, tan bello, resultó ser tan solo un veneno
con el que emponzoñar tu cuerpo y robarte el alma.
Con un par de besos en la boca en medio de la noche
tiende la araña la trampa, telas de la viuda negra
que espera atraparte en ellas, y beber toda tu sangre
una noche cualquiera de frío, lluvia y viento en el
cementerio del olvido.





Era aquella mujer voluptuosa que ofrecía a todos
los hombres mamar de sus grandes pechos
mas de sus pezones solo manaba el odio.




he oído muchas veces bellas
canciones de amor imposible
de las más hermosas Sirenas



.

No hay comentarios: