2008-11-23

el club juvenil

Y en la máquina de discos, por un duro, sonaba sin cesar
El Año del Gato de Al Stewart y a veces Soon de Yes.



Pasamos aquellas tardes
tan gratas y agradables
todos los amigos juntos,
siempre todos juntos, si;
hablando y hablando
sin parar, hablando
eternamente de chicas
de Pink Floyd, de los Beatles
y también de Dylan;
otras veces quemamos las horas
jugando al futbolín,
al billar o al ajedrez.

Gritos, risas, carreras y voces
recuerdos en el tiempos perdidos
y en una esquina allí apartados
los que apenas son unos críos se
se besan en los labios...
juego de manos,
fuego en el cuerpo y bajo el pecho,
el corazón galopa como un potro
salvaje y desbocado
mientras se susurran un "te quiero".

En aquel club juvenil, cuartel general
de nuestra generación, conocí
a mis mejores amigos,
pasé los mejores ratos de mi vida,
allí de lejos te di el primer beso
en mi imaginación, y después
compuse por la noche en mi cama
algunos versos desesperados
pensando solo en ti, y en tu cuerpo.




.

No hay comentarios: