2008-12-18

Atajos hacia la felicidad






¿Qué hace la gente para sentirse bien?
¿Qué hace para divertirse?


Lo material

I
Iniciamos en lo material
la búsqueda de la felicidad
por el atajo más sencillo.
Queremos acumular propiedades
que suplan nuestras carencias,
necesidades creadas ad hoc
por agencias de publicidad
a sueldo de mil demonios:
Un Chalet; aunque nos vale
un adosado que de envidia a
los amigos, en el garaje
un coche muy caro, si pude
ser alemán, japonés o americano
y que fastidie a los vecinos.
Unas vacaciones exóticas
donde nadie haya estado
para presumir en el trabajo;
una gran moto,
una tele plasma, un celular o
una cámara de fotos, todo
todo de última generación...
Cosas, solo son cosas.
Humo, solo humo que se lleva el viento.














El engaño

II
Buscas la felicidad en mil drogas
que adulteran y duermen tu jodida
conciencia; es solo pura mierda
que corre libre por tus venas
con la libertad que a ti te roba, tus sueños
ahora son solo vagas alucinaciones:
Mariguana en el cigarro,
el brillo cegador de un Rolex
en la muñeca,
una chica con las tetas operadas y
la sonrisa perfilada por tu dinero.
Comes solo en restaurantes
muy muy caros y en el puerto tienes
varado un yate de cien metros;
vistes ropas a la moda
de un modisto japonés;
eso si, tus ropas son siempre
de marcas raras y muy caras
para que te diferencien bien
de los otros, que son solo hombres;
el whisky que siempre ingieres
es de vieja reserva...
Te bebes mil cubatas cuando
vas de parranda con solo unos
conocidos que solo te acompañan
porque les pagas el vicio y las bebidas y,
aunque tu no te des cuentas entre
tanta gente rodeado
estás solo, muy solo,
y no encuentras la salida.
En cada garito que visitas
te acomodas las narices y le
visitas los servicios. Si, ya lo sé,
te puede tanto vicio, el de la coca,
que como un experto luchador
te coge de lo huevos y te arrastra
siempre a escondidas hacia lo
negro y el hedor de los retretes.
¡Joder! Donde te metes siempre
oliendo a orina y mierda.












El poder

III
Quieres tener el poder en
tus manos pero nunca es
suficiente te aprovechas
de las gentes, de familiares
y paisanos con tal seguir
la ascensión en el estatus;
mas eres un pobre cretino
que ignoras el futuro, que
el destino te depara lo mismo
que a los demás, solo que a
los que son como tu le debemos
la muerte de la libertad y
la humillación de la persona.
¡Anda y que te den!





.

No hay comentarios: