2008-12-27

Diario de un noctámbulo

Tomo un libro de Murakami entre mis manos;
en esta madrugada blanca tras la ventana cae
implacable una gran helada, hoy no tengo sueño
me toca bailar con el jodido insomnio, y,
por si esto fuera poco estoy castigado por un
resfriado recalcitrante y persistente, afectado
por la fiebre; me envuelvo en un edredón de
plumas como un pájaro en un nido esperando
a dar cuerda al mundo; y bebo sake caliente, las
páginas del libro se tornan alas con las que mi
mente viaja al Japón más profundo a escuchar
un hermoso Blues en un oscuro bar de Tokio.



.

No hay comentarios: