2009-01-06

He visto en la TV a todas las
miserias humanas tomar
forma de puro espectáculo,
esperpento público donde
los cuerpos y las almas
de los nuevos esclavos
se venden a precio de saldo.
El asunto es conseguir dinero,
dinero fácil, dinero negro con
el que comprar polvo blanco
que les vende el nuevo Merlín.
El polvo mágico con el que
alimentan su vidas de miseria
y con el que alejar el tremendo
hedor que desprenden sus carnes
putrefactas; no están más vivos
que los que habitan el cementerio.

No hay comentarios: