2009-01-24

de un trago

Porque aún no llega la noche
cuajada de estrellas,
levanto mis ojos al cielo, cierro los puños
y grito mil versos al viento;
sé que tu me llamas impaciente porque
quiero beberme todo el futuro de un trago.






.

No hay comentarios: