2009-04-28

Cada noche





Al caer la noche viajo de un solo suspiro
allí donde aun mora la esperanza y se
quiebran las distancias que de ti me separan,
allá donde no existe el tiempo ni el espacio,
donde la razón no ha lugar; ese infinito sitio,
ese pequeño hueco, ese hogar que tengo
en tu corazón donde cada noche vuelvo
(cuando duermo) para estar a tu lado y
sentir todo le calor que me da tu aliento
y la suavidad infinita de las caricias de tu piel...






Esta mañana de calor sofocante
un sol intenso rompía el aire,
entraba por mi ventana
y como un cuchillo se clavó en mis ojos;
aún estaba soñando, dormido;
desperté, estaba solo, muy solo,
por un momento desesperé,
mi brazo extendido acariciaba la nada,
el vacío; mi mirada triste buscaba tu piel
blanca y desnuda entre las sábanas
azul del tul de las noches de ensueño.








.

No hay comentarios: