2009-06-28

Canto de muerte y vida, canto del guerrero.



I


Miro en el interior de mis entrañas y como una sibila
escruto el futuro, y me digo:

Soy un guerrero Sioux de la tribu nómada de los Teton,
cada mañana, cuando despierto, miro al cielo y las verdes
praderas llenas de búfalos, llenas de vida,
veo a mi pueblo acampado junto al río,
a todos mis amigos charlando junto al fuego, mi familia;
entonces me digo sin dudar:

¡Hoy es un buen día para morir!


Miro mis adentros y me digo que soy un guerrero samurái, toda
mi vida se rige por el código del Bushido, el honor, el deber,
en sentido de la responsabilidad, los amigos, la familia;
y cada mañana al despertar miro al sol naciente
que surge majestuoso sobre el horizonte y me digo a mi mismo:

¡He de vivir cada día como si fuera el último de mi vida!

Cierro los ojos cada noche al acostarme, y en mi lecho vacío me digo que
soy la reencarnación del espíritu de un guerrero espartita que sostuvo
su lanza junto a Leónidas y que yace enterrado en el paso de las
Termópilas, todo en vida lo hice por los amigos, por la familia,
por Esparta, todo lo demás no importa nada. ¡Joder!
Ya no quedan hombres dignos de tal nombre. ¡Todo por Esparta!


II


Miro en mi interior y veo que soy solo un pobre hombre,
un niño perdido, un viejo desvalido, un loco enamorado de la vida,
de los amigos, de la familia; lo sé, no soy nada ni nadie,
igual que todos los demás hombres y mujeres que han caminado
sobre el polvo, el barro y todo el estiércol del que están hechos
sus cuerpos.

(Y se cierra el círculo)

Todos esos cuerpos que han de volver algún día a sus orígenes,
que han de volver al principio de todo, allá donde se para el tiempo
y quizás formaremos una gran masa de gas incandescente e informe
en las entrañas de una estrella.




III


Miro a tus a ojos, a tu cuerpo, a tu alma...
me digo que sé que soy afortunado,
el más afortunado de este mundo,
bendecido por los dioses,
me siento un ser sagrado:

Es entonces cuando comprendo que todo
lo que hay sobre la tierra no vale nada si
no estás tu aquí, junto a mi, a mi lado.





.

No hay comentarios: