2009-09-23

Luz, mi alma.

Persiste en mi memoria
el eco de tu oración y tu
suave voz de terciopelo.
Tu amor inmenso e infinito
como tu fe abraza mi alma;
ese amor sincero con el que
acunas mis sueños y alejas
los miedos de niño perdido
en medio de la negra noche,
esa noche fría que no tenia fin.

No hay comentarios: