2009-10-14

How I Wish, How Wish You Were Here!

Te meces en la hamaca de la vida con
la mirada perdida en el hipnótico giro
de aquel viejo disco de Pink Floyd,
y el humo etéreo de un cigarro rubio
que ahora duerme entre tus dedos
sube al cielo e interroga al vil tiempo
que sabes que se va y ya no vuelve.
Mil historias... mundos... universos...
Sabes que nos queda todo lo vivido.
Más allá del paso del viento y del fuego
que cruza todos los veranos los campos
yermos de mi amada Extremadura
están nuestras vidas, siempre entrecruzadas,
vidas tejidas sobre el lienzo de la amistad:

¡Ojalá! ¡Ojala que tu estuvieras aquí!

Todo se fue, todo se ha ido, solo nos queda
la música que arranca del olvido aquellos
momentos que fueron los más felices,
aquellos que juntos pasamos cuando
éramos unos críos de apenas quince años.
Todos nuestros recuerdos ahora cabalgan
sobre unas canciones perdidas en los negros
surcos de un viejo vinilo, desgastado por el uso,
ya casi roto;
entre el crepitar del polvo acumulado la aguja
arrancan los primeros acordes de una guitarra...

¡Ojalá! ¡Ojala que tu estuvieras aquí!


Y no es solo música lo que escuchan tus oídos.
No es solo una canción casi olvidada la
que te trae los viejos tiempos a la memoria,
la que despierta todos tus fantasmas dormidos.
Lágrimas de añoranza resbalan por tu piel,
una ola de melancolía y un escalofrío recorren tu cuerpo...
No hagáis ruido. ¡Guardad silencio! ¡Por favor!
¡Guardad silencio! Dejadme oír el lejano llanto
que de lejos me llega y que pide un deseo:

¡Cuanto te echo de menos!
¡Ojalá! ¡Ojala que tu estuvieras aquí!






.

2 comentarios:

eclipse dijo...

bastante profundo... me agrado

S3bas dijo...

Mil gracias! visité tu blog y vi que eres un alma sensible que escribe con su sangre versos y poemas, canciones que dicen tanto de ti, de tus anhelos, de tu vida; de esa vida que aún no ha encontrado su razón.
Mil Gracias Mujer.