2009-11-01

Vanidad y atrapar vientos

I
Nada nuevo bajo el sol que cada día
surge en el horizonte iluminando la tierra
y a los hombres que viven un sueño
al que llaman vida, sus vidas de las
que esperan despertar algún día.
Y yo sé que todo sigue igual,
los perros ladran, las aves vuelan,
los pavos reales exhiben sus plumas,
los tigres enseñan sus dientes,
las gentes corrientes nacen, viven y mueren...
y aman; si, se aman huyendo de la soledad,
se abrazan con fuerza
y joden sobre las camas
en las que luego nacen sus hijos...


II
El agua de los ríos sigue su curso rauda
y veloz camino del mar, y tú, amiga mía,
mi amiga del alma, mi hermana querida
que se cruzó en mi camino para curar
las heridas que tiempo dejó en mi piel
estás atrapada por el destino y cada día
das lo mejor de ti, de tu vida... la vida de
los hijos que no tienes y que duermen
en tu vientre esperando algún día despertar;
y yo, yo sigo aquí con mi vanidad infinita,
y quiero aún atrapar todos los vientos
que recorren las doradas arenas del desierto.

No hay comentarios: