2009-12-16

Habitación 111

Se agotan las palabras,
no me quedan sentimientos
solo un dolor profundo e intenso;
ya no encuentro las palabras para
escribir los más hermosos versos
que lleven a tus oídos
lo que siente mi corazón;
Amada mía
ya solo me queda mi sangre
y un alma torturada, ajada y rota
para usar como cama
en la solitaria habitación 111.




.





.

No hay comentarios: