2010-05-19

¡Joder! Digo yo.

Te hablo susurrando a tu oído y te digo:
¡No quiero que esto se acabe nunca!
Quiero atrapar el tiempo sobre tu piel
deslizando la yema de mis dedos
en una caricia eterna.
Quiero parar el tiempo
con millones besos sin fin
sobre la piel de tu espalda.
Quiero que nuestros corazones
den sus latidos como uno solo.

Y tu, coges aire y respiras tan profundo
como el amor que sientes y me contestas:
¡Te quiero a morir!
¡Joder! Digo yo.
No sé como es que siempre me ganas.

No hay comentarios: