2011-01-22

Vanidad de vanidades, porque todo es vanidad.




“Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu.”


 






¿Qué saca el hombre de toda la fatiga con que se afana bajo
el sol?



¡Nada! 








Idios Kosmos

I

Este es mi diario oculto,
mi cuaderno secreto,
bitácora de mi viaje en el tiempo; 
aquí muestro el mundo,
el mundo tal y como lo veo;
con palabras escritas
con sangre de mis venas 
desgrano verso a verso 
toda mi vida, todo el universo. 


II

Este muro, es mi puto muro...Si, y es un espejo,
delante de el me desnudo y grito, me reflejo,
enseño al mundo todo lo que soy,
todo lo que tengo, lo que llevo muy adentro:

mis recuerdos, los olores perdidos,
la música, las canciones que oí de niño;
los amores y desamores...
miedos, placeres y dolores;
mis credos, las decepciones,
los tormentos... Y todas las pasiones 
que abrasan mi alma y queman mi piel
como el sol de agosto abrasa 
las espigas que mece el viento
y las convierte en puro oro
en los campos de Castilla cada verano.

III

En este muro hay todo eso y más,
mucho más, porque este muro es
el muro de mi ego, de mi vanidad.






Cosa vana es todo aquello que se tiene por valioso pero que en realidad desvía de lo que en verdad vale. Lo vano nos apega a una falsa imagen del hombre, medido por sus riquezas, fama y el poder mundano.

No hay comentarios: