2012-04-03

Ocioso en casa





La vida es corta, muchos y constantes los deseos.
La gente anhela la inmortalidad.
Pasan los meses y llega este día y
Todo el mundo escucha con orgullo su nombre
El rocío se ha escarchado. Finalizó la brisa cálida.
las estrellas brillan en el cielo traslúcido.
Se marcharon las golondrinas con sus sombras
Llegan los gansos con su canto.
El vino disipa cientos de preocupaciones
Y los crisantemos nos apartan de la ruindad de la vejez.
Pero si vives en una choza destartalada
Contemplando desesperanzado el cambio de las estaciones…
Mi jarra de vino vacía avergonzada junto a la copa cubierta de polvo
Este helado esplendor de pimpollos sólo para sí
Ajusto mi bata y canto para mí, ocioso,
Abrumado por tantos recuerdos.
Cantidad de maravillas para una estadía tan corta
Me tomaré mi tiempo aquí, ¿¡qué menos!?

Tao Yuan Ming

No hay comentarios: